sábado, 21 de junio de 2008

MARÍA CALCAÑO

CARNE

Carne.

Difunde el aliento
De tu pecado más hermoso:
Tú eres como un como un jardín.

Vacíate
En el que quiebra
El tapiz de oro de tus vellos.
Dócil
Como las criaturas que esperan a Dios.

Prende
Como rosas desnudas
Las cien cabelleras desordenadas.

Carne…!Carne mía!,
Intensamente llama,
Intranquila, poseedora:
¡abre!
Tú eres como un jardín…


EL GOLPE SORDO

Será mi muerte
Una muerte sin lástima
Y sin esperanza….

¡A flor de pulso
Quiero tenerla encima,
Quiero verla llegar!

¡La iré tentando…
Con los ojos
Comidos hasta dentro
Por el momento negro.

Sin dolor. Sin miseria.
Sin aceites benditos.
¡Sin la ayuda de nadie!

¡Metida de frente
En mí!

Después…
Caeré pesadamente.
Y echada en la sombra,
Sobre su puño de polvo
Se reirá la Muerte
De mi pobre guiñapo,
La zeta miserable
De una mujer hermosa.

¡Mientras la tierra encinta
De esta siembra deforme
Le apaga la boca abierta
Con un golpe de tierra!

CANCIÓN 35

De lejos vine
Para verme con él.
Y ha pasado por mi lado
Sin notarme….
El sol se echaba sobre el mundo
Y nos alumbraba.
Con toda aquella luz,
¿Cómo no vio mi alegría?

Yo había venido con el viento.
Corriendo,
Sofocada,
La blusa abierta…
Fue cuando su mirada
Pasó sobre mi pecho.

¿Tantos siglos llevan encima
Las cosas conocidas?

De lejos vine
Para vernos.
Y él me miró
Sin verme.

¿Para quién entonces
He podido conservarme virgen?

CANCIÓN DE LOS RITMOS ETERNOS

Mirarte la cara
Es como cuando tengo paseo al campo.

Dime. ¿qué tienes tú que así me das de sed?

Sed de sueño, y de vida,
Y hasta de muerte…

¡Cómo yo te quiero!,
Con mi voz de espanto
Quebrada en tus vigilias.

Siempre nuevo y el mismo.
Como este dolor mío
De ancha pubertad,
Como las hojas, como los nidos,
Como el mar.

¡Ah! , mirarte la cara
Es agrupar al mundo
Y volcarlo en mi vida.

Yo no soy más
Que esta grieta de sed que tú me abres.

MARÍA CALCAÑO.Nació en Maracaibo en 1906 y murió en Maracaibo en 1956. Escritora (poetisa y narradora), como poetisa de vanguardia, voz perticular en sus poemas, de aliento natural e ingenuo, de marcado erotismo, impulsada por un lenguaje violento en la palabra renovada y de un intelecto fresco. Con su gesto expresivo y sensual repercutió en los estratos sociales más conservadores y pacatos, al comienzo de la década del treita . No perteneció a ningún grupo Literario, pero tenía vinculación , con el grupo Seremos.
Su poemario” Alas Fatales”, cayó como explosivo en un polvorín de burgeses, curas y filisteo, lo tildarón de inmoral y crudo. Pudierá ubicarse dentro de la tendencia neoromántica del país, pero más por cierta temática que por la forma, es una de las principales revelaciones deparada por la tradición literaria Zuliana. Veinte y un años después publicará su segundo libro de poemas, “Canciones que oyeron mis últimas muñecas” .



.